packs

El packaging y su influencia

La forma con la que presentamos o envolvemos un producto puede decir muchas cosas, por lo que cada vez más empresas se toman más en serio la importancia de la presentación. Una de las que funcionan mejor, sin duda, es el packaging: el envoltorio con el que presentas tu producto.

Con imaginación se puede usar para casi todo

Seria un error pensar que el packaging solo sirve para envolver productos: cada vez hay más empresas que apuestan por envolver servicios o cosas que hasta ahora no habían sido nunca envueltas. Por ejemplo, estos packs que se venden de experiencias (restaurantes, escapadas y demás) son solo una forma de hacer material una cosa que hasta ahora pocas veces se había podido regalar de una forma tan directa. Se trata de pensar siempre cual sería la manera más óptima para hacerlo, y luego buscar los recursos para hacerlo posible.

La mayoría de estudios sobre el tema coinciden en que si un producto está bien envuelto atrae a un público más elevado, por lo que a la larga lo acaba comprando (o consumiendo) mucha más gente.

Según la gente de mglobalmarketing, habría que tener en cuenta cuatro factores principales:

  • En primer lugar, la función. ¿Qué objetivo tenemos cuando queremos crear un “envoltorio” para nuestro producto? ¿se trata de hacerlo más visible o atractivo y ya está? ¿o también necesitamos protegerlo porque es frágil? No nos damos apenas cuenta, pero la mayoría de cosas tienen su envoltorio. Id al supermercado y mirad cuantos alimentos están dentro de cajas, ¡por ejemplo!
  • Debe ser atrayente: si queremos que compren nuestro producto, deberemos ser originales. Si dos cosas valen igual y sirven para lo mismo… ¿con cual se queda el cliente? si tiene experiencia con ambos seguramente se quedará el que le vaya mejor, pero si los dos son nuevos, seguramente se quedará el que le entre mejor por la vista. Debemos exprimirnos las neuronas para hacerlo más visible que la competencia.
  • Usarlo como promoción: si aprovechamos las características del envoltorio para explicar coas sobre el mismo producto, ahorraremos que el consumidor tenga que preguntar o buscar en Internet. Facilitar este tipo de cosas nos puede ayudar bastante.
  • Diferenciarte: como ya hemos dicho en el segundo punto, debemos romper esquemas para ser diferentes a lo que ya existe y ser una opción clara de compra. Aquí juegan un papel muy importante cosas como el material, la tipografía usada, lo colores por los cuales hemos apostado, etc. Esto funciona muy bien cuando nos dirigimos por ejemplo a un público infantil, ya que ellos se suelen guiar bastante por este tipo de cosas.

Un diseño perfecto no sale de la noche a la mañana. Si queremos romper esquemas seguramente deberemos contratar a una persona experta en este campo para que nos de su punto de vista y nos haga algunas muestras para que podamos escoger. Es importante que el producto final sea rompedor, sí, pero no olvidemos que no hay que alejarse mucho de nuestra imagen corporativa para no confundir a nuestros clientes.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *